SALA DE PRENSA

Organizan red para un Caribe Sin Hambre

La organización de la red interinstitucional para un Caribe Sin Hambre, fue el principal compromiso del Encuentro Regional de Seguridad Alimentaria que se cumplió hoy en la Gobernación del Atlántico. 

El propósito de la red es desarrollar proyectos regionales, coordinando y uniendo esfuerzos de Seguridad Alimentaria y Nutricional locales, nacionales e internacionales, en el Caribe Colombiano, según precisó Elvia Mejía Fernández, Asesora del Programa durante la instalación del acto que se realizó en el Salón de Eventos del Piso 12 del Palacio Departamental. 

Para lograr el objetivo, la red deberá identificar y aprovechar las oportunidades regionales con el fin de incrementar la Seguridad Alimentaria y Nutricional de las poblaciones vulnerables, todo ello apoyado por un sistema de monitoreo y evaluación que haga seguimiento, evaluación y valoración de los progresos alcanzados. 

Dentro de este proceso, la red tendrá a su cargo identificar la problemática de la producción de alimentos, establecer un inventario de los productos agrícolas potenciales y disponibles en la Región, el análisis y descripción del acceso a los servicios de agua potable, alcantarillado y energía como factores que afectan la utilización y aprovechamiento biológico de los alimentos y, finalmente, articular los procesos con todas las entidades afines. 

ATENCION PRIORITARIA

Las políticas del programa de Seguridad Alimentaria y Nutricional, están consagradas en el documento Conpes 113 de marzo de 2008 y el propósito es garantizar que toda la población disponga, acceda y consuma alimentos de manera permanente y oportuna, con suficiente cantidad, variedad, calidad e inocuidad, es decir, que no causen daño al consumidor.

Para ello prioriza la atención a los grupos más vulnerables de la población: desplazados por la violencia; niños de 0-5 años; niños escolares de 6-14 años; étnicos (indígenas, afrocolombianos, raizales de San Andrés, Rom –gitanos-); afectados por desastres naturales, madres embarazadas, madres lactantes, campesinos y adultos mayores. 

En 2005, en la Región Caribe, esta población representaba 6.626.651 personas, en 2010 alcanzó 6.849.531 personas y para 2015 la proyección es de 7.185.998 personas, de acuerdo con el análisis presentado por Luis Ortiz López, Consultor de la Universidad Sergio Arboleda.

PROGRAMAS EN MARCHA 

Según Santiago Tobón, Director del  Proyecto por parte de la Universidad Sergio Arboleda, en la Costa Caribe se adelantan programas de Alimentación Complementaria, que han representado una inversión de 1 billón 350 mil millones de pesos, en los últimos 3 años, en los 8 Departamentos. 

Esto significa un gasto anual promedio de medio billón de pesos, lo que constituye una cifra superior al presupuesto de alguno o varios Ministerios. 

“Por eso, lo importante es analizar la calidad, el costo y el impacto de todos los programas que se están ejecutando”, agregó Tobón. 

Dentro de los programas en marcha se encuentran 8 del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar: Desayunos, Hogares, Alimentación Escolar, Clubes Prejuveniles y Juveniles, Alimentación del Adulto Mayor, Fortalecimiento de las Familias Indígenas, Materno Infantil y Recuperación Nutricional. 

Además, en 2010 el Icbf  invirtió $4.820 millones para beneficiar a 17.818 familias indígenas de César, Córdoba, La Guajira, Magdalena y Sucre, en programas de trapiche, cultivos, huertas y cría de carneros, todos ellos concertados con las propias comunidades.

Por su parte, la Red de Seguridad Alimentaria (Resa), adelanta los programas Rural, Cuna, Urbano y Maíz-Fríjol. En 44 proyectos productivos Resa ha invertido $24.024 millones, beneficiando a 80.884 familias. 

Entre tanto, mediante Ley 715, a través del Sistema General de Participaciones se destina un 0.5% del total para programas de alimentación y que en 2010 alcanzaron los $70.000 millones, aportados por los Departamentos y los Municipios que hagan parte de la denominada “Bolsa Común”. 

Esto indica que la articulación de los esfuerzos de las diferentes instituciones, será clave para lograr el objetivo del Caribe sin Hambre.

  

Asesoría de Comunicaciones