SALA DE PRENSA

Atlántico, primer departamento en priorizar prevención, promoción y protocolos en salud mental

Marz-0020
• A partir del 15 de marzo se iniciará el proceso de transferencia de protocolos para prevenir el suicidio que emplea la Universidad del Atlántico a todas las instituciones de educación superior del departamento.

• En un próximo encuentro serán citadas las plataformas, consejos de juventudes y representantes de las instituciones de educación superior.

• La línea telefónica que atiende las 24 horas del día cualquier solicitud es el número 3176218394, que cuenta con el apoyo de un equipo de psicólogos.

• Hasta el año 2023, 5 mil casos con afecciones emocionales y en lo que va del presente año cerca de 350.

Barranquilla, Atlántico, 5 de marzo de 2024. La Gobernación del Atlántico reactivó hoy una estrategia integral y articulada con todos los actores involucrados en la prevención, promoción y protocolos de la salud mental con el objetivo puntual de frenar la ideación suicida, intento suicida y suicidio, especialmente dirigida a proteger la vida de los niños, niñas, adolescentes, jóvenes y la población en general.

“Vamos a ser el primer departamento que piensa de una manera articulada en la formación de una generación que tenga todas las herramientas para buscar ayuda en los momentos de dificultad”, señaló el gobernador Eduardo Verano, quien lideró el encuentro de cuatro horas que contó con la asistencia de cerca de 200 personas en el salón de eventos del palacio departamental.

Anunció que se trabajará con mayor ahínco y coordinación con las entidades de educación superior, colegios, instituciones públicas y privadas que incluyen a los prestadores de los servicios de salud y periodistas.

El departamento fijó la mirada en el fortalecimiento de las acciones que ya se ejecutan para integrarlas con actores de distintas disciplinas que intervienen con el fin de ir hacia un mismo objetivo: acabar con el sufrimiento silencioso de muchas personas, abolir la estigmatización alrededor de los problemas mentales y emocionales para que acudan a la ayuda, darle una mirada amplia para prevenir mayores heridas en las familias y la sociedad, como mejorar la atención en salud.

En la reunión se expuso la política de salud mental que se ejecuta en el departamento del Atlántico y se escucharon las inquietudes de los delegados de las 25 instituciones de educación superior presentes, el ICBF, gremios de profesionales expertos en el tema, secretarías de educación del Distrito de Barranquilla y el Departamento, Secretaría de la Mujer y Equidad de Género del Atlántico, de la diputadas Merly Miranda y Alejandra Moreno, EPS e IPS públicas y privadas, en calidad de prestadores de los servicios de salud; medios de comunicación y gremios de comunicadores.

Los sectores abogaron por mayor trabajo en equipo, para que de forma integral se atienda la problemática que ha llevado a la fatídica decisión de varios jóvenes de acabar con su vida.

El secretario de Salud del Atlántico, Luís Carlos Fajardo, señaló que desde el departamento se lidera el programa de salud mental, que incluye una línea telefónica que atiende las 24 horas de los 7 días de la semana a través del número 3176218394, que cuenta con el apoyo de un equipo de psicólogos para las personas, que luego son derivadas al Programa de Orientación y Apoyo Familiar (POAF), interviniendo hasta el año 2023 más de 5 mil casos con afecciones emocionales y en lo que va del presente año cerca de 350.

“La línea de salud mental es una ayuda profesional para quienes se sienten en una situación de dificultad. Les queremos decir que estamos aquí para ustedes”, precisó.

La Secretaría de Salud del Atlántico se comprometió a llevar a cabo una capacitación integral, beneficiando a un total de 1.500 docentes y mil estudiantes en la Universidad del Atlántico. Este programa abarca la enseñanza de habilidades para la vida, proporcionando asesoría y acompañamiento a las instituciones que lo requieran. Se focalizará especialmente en más de 100 docentes de primera infancia, extendiendo su alcance mediante la impartición de talleres a 84 instituciones públicas y 30 privadas.

Además, se llevará a cabo una capacitación especializada dirigida a periodistas y comunicadores sociales, fortaleciendo así el conocimiento y la sensibilización en temas cruciales para la salud mental. Este enfoque integral refleja el compromiso con la formación y el apoyo a diversos actores dentro de la comunidad educativa y mediática.

Fajardo socializó la política de salud mental que busca óptimas condiciones de equilibrio y bienestar humano, en término de logros de desarrollo integral, desde una perspectiva de capacidades y derechos humanos, teniendo en cuenta que la salud es un derecho fundamental. De igual forma, lo hizo la Universidad del Atlántico.

La política que se ejecuta en el departamento incluye, primero la promoción de la salud mental para fortalecer las habilidades psicosociales individuales y colectivas, la cohesión social y gestión de entornos saludables, resilientes y protectores.

Segundo, la prevención, activando zonas de escucha, que se articulen los sistemas y servicios de salud mental con los dispositivos de base comunitaria.

Tercero la atención, que trata de fortalecer la respuesta de los servicios de salud con enfoque de atención primaria en salud, lo cual se trabaja de la mano con toda la red prestadora de servicios.

Cuarto, la rehabilitación basada en comunidad y la inclusión social, y quinto optimización de los sistemas de información y de gestión del conocimiento, así como la articulación sectorial e intersectorial.

En el Atlántico, el Programa de Orientación y Acompañamiento Familiar (POAF) es una bandera de Salud Pública, y en relación con la conducta suicida en niños, niñas, adolescentes y jóvenes (NNAJ) de 7 a 21 años se viene haciendo un trabajo que involucra a muchos actores, a los pacientes, pero también a sus familias, lo cual ha dado resultados positivos entre la población atendida, previniendo la conducta suicida reincidente.

El propósito central de esta estrategia es ofrecer un apoyo comprensivo centrado en la contención emocional, así como facilitar la coordinación intersectorial para ayudar a las personas y a sus familias a enfrentar las situaciones que afectan sus pensamientos y sentimientos.

Asimismo, se ha definido un enfoque específico para abordar la conducta suicida, incluyendo intervenciones en crisis, primeros auxilios psicológicos, activación de rutas de acceso para la población en riesgo, especialmente niños, niñas, jóvenes y adolescentes (NNJA), y un plan de orientación y acompañamiento familiar. Este último tiene como objetivo reducir los factores de riesgo asociados con la conducta suicida, además de proporcionar seguimiento interdisciplinario a los casos comprobados que presenten dicha conducta.

CONCLUSIONES

En esta crucial reunión sobre salud mental, Julio Mejía Fontalvo, asesor para la Educación Superior del Atlántico, señaló que en conclusión se acordó que el departamento, a través de todos sus esfuerzos administrativos, con participación de la comunidad educativa, el sector salud, medios de comunicación y sociedad trabajarán en la creación de un plan regional de prevención de la conducta suicida, que incluya la promoción, prevención, mejoramiento en la atención y en la aplicación de la política pública de salud mental.

Además se establecerá un observatorio de salud mental para monitorear y analizar datos relevantes, facilitando una toma de decisiones informada.

También se busca impulsar la creación de campañas de promoción y prevención, con piezas comunicativas, que con el apoyo de profesionales como psiquiatras y psicólogos, destaquen los signos de alarma que será distribuido a través de todos los medios de comunicación y directos, involucrando a periodistas, comunicadores e influenciadores, que estaría en el marco de una campaña en redes sociales cercana a los jóvenes para aumentar la conciencia y ofrecer recursos a quienes lo necesiten. El objetivo es sensibilizar a la comunidad sobre la importancia de reconocer los indicadores tempranos de problemas de salud mental que podrían llevar a una idea, intento o suicidio.

Además, se acompañará a las universidades para la implementación de un protocolo interno para gestionar y abordar los problemas de salud mental entre los estudiantes, garantizando un enfoque uniforme y eficiente.

Se promoverá la colaboración entre universidades con las EPS, IPS y ESE, como prestadores de los servicios de salud, para mejorar la coordinación y la articulación de la atención de manera preventiva.

Asimismo, se fomentará la investigación colaborativa con diversos actores para comprender mejor los factores subyacentes de los problemas de salud mental y desarrollar intervenciones efectivas.

Se va a brindar mayor apoyo a la Corporación Universitaria – CUL, donde ocurrió el más reciente suceso de suicidio, mediante la asignación de psicólogos de las EPS para fortalecer la atención a los estudiantes.

Se desarrollará un plan de acción que involucre a los estudiantes activamente en la promoción de la salud mental y la prevención de problemas, paralelo se promoverá el fortalecimiento de los lazos familiares mediante la expresión de afecto y el manejo de la espiritualidad.

La próxima mesa de trabajo con universidades será el 15 de marzo para compartir estrategias y trabajar de manera colaborativa en la implementación de medidas preventivas, en esta también participarán los Consejos de Juventud, de manera que sean ellos quienes se integren activamente de jóvenes a la planificación y ejecución de iniciativas de salud mental.

Se trabajará con influenciadores cercanos a los jóvenes para llegar a audiencias más amplias y no estigmatizar los problemas de salud mental.

OFICINA DE COMUNICACIONES
GOBERNACIÓN DEL ATLÁNTICO