Vinaora Nivo Slider 3.x
SECRETARÍA DE DESARROLLO ECONÓMICO

75 pescadores de La Peña ya tienen nuevas redes para aumentar su producción

Con más de 40 años pescando en el corregimiento de La Peña, Sabanalarga, Luis Alberto De La Hoz tiene toda la autoridad para asegurar que un hombre de su localidad que no sepa los secretos de esta actividad no debería llamarse “peñero”. Y a lo mejor tiene razón, porque mientras prepara su canoa para lanzarse al embalse del Guájaro un grupo de niños arrojan sus pequeñas redes en la orilla del cuerpo de agua como queriendo atrapar su primer pescado para llevarlo a casa. Según Luis Alberto, el 90% de los hombres de La Peña se dedican diariamente a la pesca y el otro a actividades distintas como la agricultura, el comercio o el mototaxismo.
 
Mientras se adentra al Guájaro para probar su nueva atarraya cuenta los pormenores de su actividad. “Aquí todo inicia a las 4 de la mañana. Nos preparamos, tomamos nuestras redes, canoas y zarpamos hasta mediodía. Hay días muy buenos y otros en los que traemos solo para nuestras comidas”
 
El veterano pescador asegura que en buena hora llegaron estas redes porque las que tenía él y sus vecinos, quienes además son sus compañeros en el embalse, ya estaban muy deterioradas. “Quien más que nosotros conoce de este oficio. Por eso la Gobernación nos entregó los insumos y fuimos nosotros mismos, con nuestras manos, quienes tejimos estas redes”
 
De La Hoz no ha lanzado su nueva red aún, pero confía en que pueda atrapar peces más grandes. “El material de estas redes es más fuertes y el tejido que hicimos está diseñado para no maltratar a los peces pequeños”.
 
En la parte trasera de la canoa está William Amaya, quien guía el recorrido tocando el fondo del Guájaro con una larga vara que atesora en su casa. Sabe que la nueva red es una ayuda, pero se necesitan más acciones para fortalecer la actividad del grupo de pescadores. “Estamos muy agradecidos con el Gobernador Segebre porque prometió que nos daría su mano y está cumpliendo. Esta es una forma de darnos trabajo y un sustento para nuestras familias”
 
En otra canoa, José Domingo Ariza les recuerda a sus compañeros que en la Peña hace falta un buen comercializador que les compre a un precio más justo su producción.
 
Una vez en tierra, estos pescadores se unen al resto, quienes muestran las 75 atarrayas terminadas con los insumos que les entregó la Gobernación del Atlántico. Por su mano de obra, los pescadores reciben entre 70 y 80 mil pesos, dinero que les ayudará seguramente a llevar artículos de primera necesidad a sus hogares.
 
“Hace una semana nos reunimos con ustedes y les entregamos solo los insumos y a cambio se comprometieron a elaborar sus propias redes, con las que van a llevar el pan de cada día a sus casas. Las atarrayas ya están listas y de esta forma nos unimos para fortalecer la parte socioeconómica de esta población afectada hace unos años por el invierno”, les manifestó Milagros Sarmiento, secretaria de Desarrollo Económico del Atlántico.
 
La funcionaria se comprometió a mejorar las condiciones ambientales del embalse para que los pescadores mejoren su productividad y conviertan el sitio en un lugar turístico.
 
Por último, recordó que la administración departamental a través de la Secretaría de Desarrollo Económico está garantizando la sostenibilidad de las pequeñas empresas o asociaciones en distintos puntos del Atlántico con el apoyo de Acopi. “Hemos visto los excelentes resultados de las productoras de bollos de Bohórquez, de las vendedoras de arepas de huevo de Luruaco, de los artesanos de Galapa, de las confecciones de Juan de Acosta. Queremos que todos los sectores productivos del departamento cuenten con el respaldo de la administración departamental para que puedan generar más empleos e ingresos para las familias”, puntualizó Sarmiento.
 
ASESORÍA DE COMUNICACIONES