Cultivos de mango, la apuesta de 22 familias campesinas de Malambo

Sembrar y vender mango de hilaza ha sido una tradición familiar para Ilda Arévalo, quien lleva más de 50 años en esta actividad. Al igual que su familia, hay otras 22 que se dedican a la producción de esta fruta en Malambo.  A pesar de la intensa sequía, este año ha sido uno de los mejores para las pequeñas fincas de los agricultores gracias a una alianza para el fortalecimiento de la producción del mango, en donde la Gobernación del Atlántico, el Ministerio de Agricultura, la alcaldía, la Compañía Envasadora del Atlántico y la asociación a la que pertenecen invirtieron 289 millones de pesos para sembrar la fruta en 66 hectáreas.

“Estamos muy contentos porque gracias a la asistencia técnica que nos están brindando vamos a aumentar la producción de mango. Y lo mejor es que ahora contamos con un aliado comercial que nos compra a mejor precio la fruta”, aseguró Arévalo.

Precisamente, uno de los aspectos más importantes de la alianza productiva es que las familias agricultoras ya no tendrán que negociar con comerciantes intermediarios, quienes le pagaban la canastilla de 20 kilogramos a 2.200 pesos. Ahora le venderán directamente al aliado comercial, que pagará el doble por la producción.

Según el secretario de Desarrollo Económico del Atlántico, Álvaro Torrenegra, los cultivos de mango representan una gran oportunidad para la generación de ingresos de muchas familias de la región, debido a que por cada unidad productiva se generan 3 empleos directos.

“La producción de mango a gran escala es uno de los compromisos del Gobernador José Antonio Segebre con las familias agricultoras del Atlántico. En esta oportunidad estamos invirtiendo 45 millones para respaldar esta alianza y seguiremos apoyándolos en materia de riego y otras necesidades”, indicó el funcionario.

En la actualidad, cada árbol produce 1.600 kilos de mango durante los cuatro meses de la cosecha. Con la asistencia técnica, que incluye mejores prácticas de fertilización, abonos orgánicos, labores rutinarias de poda y riego, la producción por árbol llegará a las dos toneladas. 

“Estamos aplicando mejores técnicas para sembrar los árboles y de esta manera aumentar la producción. Esto incluye la distancia entre uno y otro, la dimensión del hueco que hay que cavar para plantarlo y los abonos que tenemos que elaborar”, explicó Noris Ricardo, otra agricultora beneficiada con la alianza productiva.

En un par de años, la producción de mango de hilaza en Malambo alcanzará las 13.200 toneladas anuales, convirtiéndose en la principal fuente de materia prima de las industrias locales para la extracción de la pulpa de la fruta.

Este año la Gobernación del Atlántico ha apoyado ocho alianzas productivas en distintos puntos del departamento beneficiando a 400 pequeños agricultores.

ASESORÍA DE COMUNICACIONES