Vinaora Nivo Slider 3.x
SECRETARÍA DE DESARROLLO ECONÓMICO

390 familias beneficiadas con producción de yuca industrial en el oriente del Atlántico

Gracias a un proyecto para el fortalecimiento de la producción y comercialización de yuca industrial en el que la Gobernación del Atlántico, el Ministerio de Agricultura, Industrias del Maíz y la cooperativa campesina Cooproagra invirtieron cerca de $650 millones, hoy es posible que dos mil toneladas del tubérculo empiecen a ser comercializadas para su posterior procesamiento. Para ello fue necesaria la constitución de una alianza productiva en el que participan 34 pequeños agricultores, que históricamente han cultivado la yuca amarga en parcelas del oriente del departamento del Atlántico.

“Queremos tener productores de yuca industrial de alto rendimiento en el Atlántico. En estos cultivos, por ejemplo, tenemos rendimientos entre 18 a 20 toneladas por hectárea, cuando el promedio nacional es de 12. Continuaremos apoyándolos con asistencia técnica e investigación para seguir mejorando las cosechas”, aseguró Álvaro Torrenegra, Secretario de Desarrollo Económico del Atlántico.

El funcionario explicó que los cultivos de yuca se pueden convertir en una solución para combatir el desempleo en esa subregión del departamento, toda vez que por cada hectárea sembrada se generan 3.5 empleos directos.

“Los agricultores tienen toda la garantía para producir la yuca amarga debido a que la empresa Industrias del Maíz, ubicada en Malambo, les compra toda la cosecha. Lo que debemos es incentivar más la siembra del tubérculo porque la planta de procesamiento tiene capacidad para 42 mil toneladas y solo estamos produciendo 2 mil”, indicó Torrenegra.

Por su parte, Carlos Padilla, Gerente de Planta de Industrias del Maíz, aseveró que incrementar la producción de yuca amarga en el Atlántico es una prioridad para su empresa porque actualmente compran la mayoría de la materia prima en departamentos como Córdoba, Bolívar y Magdalena, lo que incrementa el valor del tubérculo en 30 por ciento por concepto de transporte.

“No es posible que desaprovechemos todas las ventajas competitivas que tiene el Atlántico para la siembra a gran escala de yuca dada la cercanía con nuestra planta de procesamiento y las condiciones arenosas del suelo que facilitan el crecimiento del tubérculo”, sostuvo Padilla.

El empresario manifestó que próximamente desarrollará proyectos de investigación con las universidades y las entidades de ciencia y tecnología para mejorar los rendimientos de los cultivos, de tal manera que el modelo de negocio de los agricultores sea exitoso.

Otro de los beneficios del proyecto son las distintas capacitaciones que reciben las familias campesinas en temas como la administración de empresas agrícolas, mejores prácticas de comercialización, cuidado al medio ambiente y la importancia del ahorro.

Según José Pizarro, líder de Cooproagra, uno de los aspectos más importantes para los agricultores es que les paguen a tiempo porque el sustento de las familias depende de lo que cosechen periódicamente. “Eso es algo con lo que estamos muy contentos porque una vez entregamos la yuca en la planta, inmediatamente podemos cobrar. En los próximos días todos tendremos una cuenta de ahorros para que nos consignen allí”

El almidón extraído de la yuca es utilizado en la industria para distintas actividades, entre ellas, para producir harinas o textiles.

Este año la Gobernación del Atlántico ha apoyado ocho alianzas productivas en distintos puntos del departamento beneficiando a 400 pequeños agricultores.

ASESORÍA DE COMUNICACIONES