DEPARTAMENTO DEL ATLÁNTICO

Ayudas humanitarias, arriendos y apoyo psicosocial, ejes de la Gobernación en la atención de los damnificados en Piojó

Atlantico Ayudas humanitarias arriendos y apoyo psicosocial damnificados en Piojo

Desde el pasado 6 de noviembre, día en que se presentó el deslizamiento que afectó varias viviendas y el cementerio de Piojó, la administración departamental viene atendiendo a 151 familias damnificadas, principalmente con entrega de ayudas de emergencia y subsidios de arriendos temporales.

Se han trasladado 23 restos de cuerpos del cementerio de Piojó. Hoy la Gobernadora Elsa Noguera estará en Piojó y asegura que antes de finalizar el año, se espera el traslado de 100 restos.

Un equipo de sicólogos del programa de Salud Mental viene adelantando apoyos sicológicos y brindando contención emocional a las familias afectadas por la emergencia.

Piojó, diciembre 7 de 2022. Gobernación del Atlántico. La Gobernación del Atlántico ha ejecutado un trabajo incansable en la atención de los damnificados del municipio de Piojó, al cumplirse un mes de la emergencia por el deslizamiento de tierra.

En esta población se lograron identificar 151 familias damnificadas, a quienes la Gobernación del Atlántico les ha brindado una ayuda económica para el pago de arriendos temporales, mientras se adelanta la solución definitiva de una posible reubicación.

Por otro lado, se han trasladado 23 restos de fallecidos, cuyas bóvedas sufrieron afectaciones por el deslizamiento en el cementerio municipal. Antes de finalizar el año, se espera trasladar cerca de 100 cuerpos hacia otros cementerios de la zona.

Esto conlleva a una situación emocional de los familiares de estos fallecidos, quienes reviven un nuevo duelo por la muerte de su ser querido. Ante esto, el equipo de sicólogos del programa de Salud Mental de la Secretaría de Salud viene brindando apoyos sicológicos y contención emocional a las familias afectadas por la emergencia.

Ayuda a los afectados por el invierno

El año 2022 ha sido cambiante en materia climática. Durante el primer cuatrimestre del año, se presentó una grave emergencia debido a la fuerte sequía en el departamento del Atlántico, por lo que se desplegó un plan de acción para abastecer a las familias en los municipios en que el agua estaba escaseando; con el propósito de garantizar el suministro de agua potable a todas las familias que lo requerían. Se atendieron unos eventos por vendavales y tres eventos por crecientes súbitas de arroyos.

A partir del mes de mayo, comenzaron las fuertes precipitaciones en el Atlántico y el territorio nacional, las cuales se han mantenido hasta la presente fecha, aumentando así los niveles del Río Magdalena, Canal del Dique, Embalse del Guájaro y demás cuerpos de agua existentes en el territorio atlanticense. Todas estas situaciones han dejado hasta la fecha más de 15 mil familias damnificadas, según registro RUD de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo (UNGRD).

Con personal especializado de la Subsecretaría de Prevención y Atención de Desastres, se realizaron planos por corregimientos con información básica de manzanas, identificando las zonas de riesgo, amenaza y vulnerabilidad por inundación, por medio de la cartografía temática dispuesta en los documentos de Ordenamiento Ambiental suministrado por la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA).

Asimismo, se inició el levantamiento de un muro de contención con 22 mil sacos de polipropileno que comprenden 1 kilómetro de trayecto sobre el jarillón del embalse, para de esta manera proteger el corregimiento de La Peña.

Para la implementación de lo señalado anteriormente, fue necesaria la adquisición de material seleccionado por parte de la Gobernación del Atlántico, también se hizo indispensable la utilización de maquinaria amarilla, motobombas y la contratación de jornales de la comunidad, para realizar las labores manuales de levantamiento

De manera simultánea, se trabaja en la rehabilitación y limpieza de 122 kilómetros de canales de drenaje, con los que se procura la evacuación controlada las aguas del Embalse del Guájaro hacia el Canal del Dique; de igual manera, en coordinación con la CRA, se realizó la instalación de unas compuertas en el sector de puente militar para el control del ingreso de las aguas hacia los canales de drenaje.

Atención a emergencias de noviembre

Debido a las emergencias presentadas el fin de semana del 5 al 7 de noviembre de 2022, en un trabajo mancomunado con la Alcaldía Municipal de Sabanalarga fueron reubicadas en albergues temporales 44 familias del corregimiento de La Peña, a las que se les entregaron kits de alimentos y kits de aseo personal obtenidos de las donaciones realizadas por la población atlanticense en un acto de solidaridad con los damnificados.

Para la atención de emergencias presentada del 12 al 13 de noviembre se organizaron equipos de trabajo en coordinación con las diferentes secretarías departamentales, para realizar la evaluación de los daños ocasionados y atender a las familias damnificadas, quienes también recibieron kits de alimentos y de aseo personal, gracias a las donaciones realizadas por la población atlanticense en el punto de acopio dispuesto por la Gobernación.

Se adelantaron labores de limpieza con equipos de maquinaria amarilla de la Gobernación en los sectores que es posible el acceso de la misma.

En Sabanalarga, también se conformaron cuadrillas de 10 trabajadores (de la comunidad) en los barrios Puerto Amor y Evaristo Sourdís, a quienes se les suministraron herramientas para adelantar estos trabajos como carretillas, palas y picos, para realizar la limpieza manual de arroyos.

Intervención de arroyos y canales

El banco de maquinaria, a cargo de la Subsecretaría de Prevención y Atención de Desastres, ha desempeñado un papel primordial en la consecución de esta meta, con un aproximado de 145 kilómetros de arroyos, con el objeto de mitigar las emergencias.

Para apoyar a los municipios del sur y al mismo tiempo lograr que las aguas del Embalse del Guájaro disminuyeran su nivel, se suscribió un contrato para intervenir 122 kilómetros de canales de drenaje, en la jurisdicción de los municipios de Santa Lucía, Campo de la Cruz, Suan y Manatí.

La administración departamental no ha dejado solos en ningún momento a los atlanticenses afectados. La atención ha sido oportuna y eficiente, garantizando su bienestar, en medio de las emergencias.